Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Teléfono +34 93 415 78 72
LUNES - VIERNES 9am - 2pm | 3pm - 9pm
info@idona.cat
depresión postparto

Todo lo que necesitas saber sobre la depresión postparto

No hay duda de que el embarazo y el parto son momentos que marcan la vida de toda mujer. Un punto de inflexión que, aunque pueda parecer lo contrario, no siempre es sencillo de gestionar.

Son muchas las emociones encontradas, muchas las reacciones del propio organismo y muchos los cambios a los que hay que hacer frente. Hay que tener en cuenta que la madre se enfrenta a una nueva etapa en su vida que nada tiene que ver con las anteriores.

Todo esto, incluso con el recién nacido en los brazos, puede hacer que aparezcan algunos problemas. La depresión postparto es uno de ellos aunque, como veremos en las siguientes líneas, hay otros tanto que, si bien es cierto que no son tan conocidos, no dejan de ser importantes.

La presencia más que frecuente del baby blues

En esencia, podemos decir que el baby blues es un estado de tristeza en el que entra la madre una vez ha dado a luz. Este trance es bastante frecuente en madres primerizas. Aunque hay que dejar bien claro que los síntomas de este problema empiezan a manifestarse desde el primer día en el que el recién nacido comienza a formar parte de su vida.

  • La pérdida de apetito es bastante habitual. Un hecho que puede afectar mucho a la recuperación normal del parto.
  • El insomnio también es bastante frecuente. Al igual que sucede con la pérdida de apetito, el no tener un sueño reparador puede hacer que las molestias postparto no desaparezcan cuando debieran. Esto puede ser motivo de visitar al ginecólogo en más de una ocasión para trasladarle estas molestias.
  • El estado de ánimo también se ve afectado, mostrando un carácter muy irritable en situaciones que seguramente no lo merezcan.
  • La sensación de cansancio o fatiga es bastante habitual.
  • En algunas ocasiones nos encontramos con madres que comienzan a llorar sin una razón aparente para ello. 

El problema del baby blues es que aunque desde el punto de vista clínico no es un problema grave, en ciertas ocasiones sí puede interferir en los quehaceres diarios de la madre con todo lo que ello conlleva.

La necesidad de atender una depresión postparto 

Cuando el episodio descrito anteriormente se agrava, la madre puede entrar en lo que se conoce como depresión postparto.

Es en este momento cuando todos los síntomas anteriores se ven agravados y la madre tiene una sensación de angustia mucho mayor, ya que no solo no es capaz de gestionar todo este conjunto de emociones sino que tampoco es capaz de encontrar una solución. De hecho, se llega a pensar que no existe solución alguna, ya que las causas pueden ser muy variadas.

  • Los cambios físicos que experimenta la madre una vez que ha dado a luz pueden ser tan evidentes que se genere una sensación de inseguridad. Un aumento de peso, la aparición de estrías o simplemente el cambio hormonal que esta nueva etapa supone son factores muy a tener en cuenta.
  • El entorno puede cambiar. Las relaciones laborales o incluso personales puede que ya no sean las mismas, lo que hace que su zona de confort varíe por completo.
  • El bebé necesita un tiempo que la madre tiene que restarse del suyo. Una adaptación que no siempre se produce de la mejor manera posible, sobre todo cuando hablamos de madres que durante el embarazo han sido muy independientes y han gestionado su propio espacio.
  • Las preguntas constantes sobre la propia capacidad de ser madre puede hacer que la angustia haga acto de aparición. Esto se reduce en la sensación de no poder cumplir con las expectativas.

En estos casos que se han mencionado, la rama de la obstetricia puede aportar toda la información necesaria. Aunque es aconsejable acudir también a profesionales de la psicología para tener las herramientas necesarias para afrontar la nueva situación. Además, es imprescindible el apoyo constante de las personas más cercanas.

Hay que tener en cuenta que no se trata de algo voluntario. Se trata de una reacción del organismo que, llegado el caso, hay que tratar. De ahí la importancia y la necesidad de acudir a un especialista.