Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Teléfono +34 93 415 78 72
LUNES - VIERNES 9am - 2pm | 3pm - 9pm
info@idona.cat
chupete

¿Cuándo quitarle el chupete al bebé?

No hay duda de que el chupete es uno de esos elementos infantiles que cumple algunas funciones que son esenciales. Por un lado, se sabe que durante los primeros 6 meses de vida, puede ser fundamental para reducir el riesgo por muerte súbita. Por otro, y cualquier madre y padre lo sabrá, puede ser un elemento que permite al bebé tranquilizarse en algunas situaciones muy concretas.

Sin embargo, son numerosos estudios los que aconsejan retirar el chupete una vez se ha superado esta etapa. Por ello, a continuación vamos a ver las posibles implicaciones que puede tener retirar el chupete en según qué etapa.

Retirar el chupete tarde puede reducir la infección de oídos

Unos estudios que provienen de la Academia Estadounidense de Pediatría y de la Academia Estadounidense de Médicos Familiares recomiendan retirar el chupete a partir del sexto mes si se quiere reducir el riesgo a padecer infección en los oídos. 

En estos estudios también se asegura que en los casos en los que la retirada del chupete se ha hecho en estadios muy tardíos (entre los 2 y los 4 años de edad), el riesgo de contraer infección de oídos se eleva de una manera superlativa.

Las malformaciones dentales guardan relación con el uso del chupete

Aunque no es lo más común, hay bebés que terminan de utilizar el chupete entre los 3 y los 4 años.

Pues bien, en estos casos sí parece que está documentado que la retirada tardía del chupete tiene mucho que ver con algunas malformaciones dentales. Entre ellas podemos nombrar las siguientes.

  • Los dientes frontales pueden acercarse mucho al labio.
  • El paladar puede que no se forme de forma correcta.
  • La formación de la mandíbula puede verse afectada.

No obstante y para tranquilidad de los progenitores, en la inmensa mayoría de los casos estas posibles deformaciones se corrigen solas con el paso del tiempo.

¿Puede el habla verse afectado por el uso del chupete?

Este tema es algo que sostienen varios expertos. La causa no tiene nada que ver con alguna malformación o interferencia, por ejemplo, con las cuerdas vocales. Al parecer es todo bastante más sencillo.

Y es que si el bebe pasa mucho tiempo con el chupete en la boca tendrá menos tiempo para comenzar a balbucear y decir sus primeras palabras. Un tiempo que puede ser crucial si quiere que hable dentro de las etapas que marcan los pediatras.

Consejos para retirar el chupete sin que sea un trauma

El retirar el chupete, lo queramos o no, puede ser un hecho algo traumático tanto para la mamá y el papá como para el más pequeños de la casa. De ahí la importancia de seguir algunas directrices que pueden resultar claves.

  • El chupete puede ser sustituido por otros elementos. Uno de los que se ha comprobado que funciona muy bien es un vaso lleno de agua. De este modo, al mismo tiempo, se trabaja la coordinación del bebé
  • No está de más que, en ocasiones, se le recuerde al bebé que se está haciendo mayor. Esto le puede hacer entender que el chupete ya no es algo que necesite para dormirse o relajarse.
  • Se le pueden poner pequeños objetivos a cumplir. Entre ellos puede ser retarle a utilizar el chupete solo por la noche o los fines de semana. Llegará un momento en el que no lo necesite.
  • En los momentos en los que el niño acepta no utilizar el chupete puede ser muy interesante una recompensa positiva. Esto hará que ese comportamiento se vea afianzado de modo que lo repita.
  • Ten paciencia. Sabemos que no es un proceso sencillo y que no será de un día para otros. Es por ello por lo que te recomendamos que no te frustres. Esa frustración, de manera inconscientes, se volcará en el bebé haciendo que todo el proceso sea mucho más complicado.

No hay que obsesionarse con la retirada del chupete. El momento llegará, seguro, mucho más pronto que tarde sobre todo si no se fuerza de manera excesiva.