Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Teléfono +34 93 415 78 72
LUNES - VIERNES 9am - 2pm | 3pm - 9pm
info@idona.cat
bebés prematuros

Bebés prematuros. Te lo contamos todo

Los bebés prematuros son aquellos que han nacido antes de las 37 semanas de gestación teniendo en cuenta que la gestación habitual se extiende hasta las 40. Dicho esto, a continuación, vamos a comentar todos los aspectos más relevantes de la vida del bebé y de sus progenitores. 

¿Qué características tienen los bebés prematuros?

Se han realizado muchos estudios sobre los bebés prematuros, por lo que se conocen muy bien sus características físicas.

  • Depende de cómo sea de prematuro, el bebé que nace bajo esta condición, tendrá una cabeza mucho más grande de lo normal en relación con su cuerpo.
  • A los bebés prematuros se les puede ver los vasos sanguíneos a simple vista. Esto se debe al bajo porcentaje de grasa que tienen lo que hace que su piel sea extremadamente fina.
  • Sus rasgos en general son mucho menos redondeados que los de un bebé nacido a las 40 semanas de gestación.
  • Debido a esa escasa grasa, estos bebés tienen que acudir de inmediato a la incubadora ya que corren el riesgo de enfermar con la propia temperatura ambiente.

¿Cuál es el comportamiento de los bebés prematuros?

Los bebés que han nacido prematuramente no solo se les puede identificar por sus rasgos físicos, sino que también tienen unos comportamientos muy característicos. 

  • Cuando nace un bebé prematuro, este tiene una formación incompleta del sistema respiratorio, por lo que a veces da la sensación de que el bebé apenas respira. Incluso hay algún caso en el que los bebés prematuros no lloran o lo hacen muy suavemente.
  • La falta de oxígeno puede hacer que algunos órganos no funcionen como deberían, por lo que puede provocar un mal funcionamiento general del organismo.

Pero, ¿cómo tienen que enfocar esto mamá y papá?

Cada caso es un universo completamente distinto y cada madre y padre, con el día a día, adquieren hábitos y rutinas que le hacen la vida más llevadera. Sin embargo, es frecuente que en estas situaciones aparezca algo de estrés. Por ello te vamos a dar algunos consejos para reducirlo. 

  • Hay que hacer un esfuerzo por pasar el mayor tiempo con el bebé cuando lo trasladan a la sala de atención especial. Somos conscientes de que este no es un momento sencillo pero hay que estar en contacto con el bebé y así poder ver su evolución.
  • Siempre que el médico lo apruebe, mamá y papá pueden alimentar al bebé y así sentirse mucho más cercanos a él.
  • El bebé está en buenas manos. Son muchas las veces en las que la mamá está en condiciones de regresar al domicilio antes que su hijo. Por ello, en ningún momento tienes que sentirte culpable ya que tu bebé estará rodeado de especialistas las 24 horas del día.
  • Una vez que el médico considere que no hay ningún riesgo, la mamá podrá tocar al bebé. Esto no solo es vital desde el punto de vista psicológico sino que también es un baño de realidad al ver que el más pequeño de la casa evoluciona favorablemente.

Sabemos que no es una situación agradable y que no siempre se puede gestionar tal y como hemos ido comentando. Por ello, te recomendamos que te pongas en contacto con un profesional para que evalúe tu caso y te indique las recomendaciones más favorables tanto para ti como para tu bebé.  Estamos seguros de que con la ayuda de un experto vais a poder superar esta situación y conseguirás tener un punto de vista distinto pero mucho más realista que el primer momento.