Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Teléfono +34 93 415 78 72
LUNES - VIERNES 9am - 2pm | 3pm - 9pm
info@idona.cat

Cómo prevenir la candidiasis vaginal

Antes de nada, y de saber cómo podemos prevenir la candidiasis vaginal, merece la pena detenerse unos instantes y saber lo que es. Y es que, aunque pueda parecer que estamos hablando de una dolencia de sobra conocida por todos, esto no es así desde ningún punto de vista.

¿Qué es la candidiasis vaginal?

En esencia, y sin entrar en mucho detalle, podemos decir que la candidiasis vaginal no es otra cosa que una infección que puede afectar a la zona vaginal y que se produce como consecuencia de la presencia del hongo cándida.

Actualmente todavía se están estudiando todos los factores de riesgos que hacen que muchas mujeres sean sensibles a este problema. Y es que, lamentablemente, no existe una única causa que lo provoque.

Pautas a seguir para prevenir la candidiasis vaginal

Aunque dentro de esta dolencia son muchas las directrices que se pueden dar, en estas líneas nos vamos a centrar en aquellas que creemos que son más fiables y que tienen unos mejores resultados.

Evita en lo posible determinados productos

Uno de los principales problemas con los que nos encontramos a día de hoy es la gran proliferación que nos encontramos de productos como desodorantes u otros de higiene íntima. Y es que a pesar de las buenas intenciones de estos, contienen muchos componentes que no son nada beneficiosos para la zona vaginal.

Pásate a un estilo de vida más saludable

Esto es algo básico. A día de hoy se sabe que durante muchos años se ha subestimado el efecto que puede tener el estrés en nuestro organismo. Pero es que además, de la mano del estrés, podemos encontrar otros factores como la dieta o la actividad física que son claves. De ahí la importancia de seguir algunos consejos.

  • Duerme lo suficiente todos los días de la semana. De este modo tu organismo estará mejor preparado ante la llegada de posibles infecciones.
  • Lleva una dieta saludable. Esto no es algo complicado a día de hoy. Intenta en la medida de lo posible que en día a día las frutas, las verduras y los frutos secos sean los principales protagonistas.
  • Haz ejercicio de manera regular. No importa la disciplina que te guste. Todas son beneficiosas para tu organismo. Practícalas varias veces a la semana y verás como, entre otras cosas, tu entorno hormonal e inmunitario es mucho mejor para hacer frente a este tipo de dolencias.

Presta mucha atención a los tampones o compresas

A pesar de que es cierto de que estos productos se han utilizado durante muchos años, hoy se sabe que puede ser que no sean los más recomendables. Y es que, si nos detenemos un instante, podremos observar cómo con ellos estamos sometiendo a nuestro organismo a un contacto prolongado en el tiempo con sustancias de desecho.

Y todo ello con el problema añadido de que tanto las compresas como los tampones tienen agentes perjudiciales denominados como disruptores hormonales que no hacen otra que alterar nuestro entorno hormonal.

Utiliza ropa interior de calidad

Esto es algo en lo que muchas mujeres no reparan. Pensamos que siempre estamos utilizando ropa interior de calidad. Sin embargo, esto no siempre es así. Y no lo es no porque estemos utilizando tal o cual marca.

En este caso queremos hacer hincapié en todo lo que tiene que ver con los tejidos y los materiales que se utilizan. No son pocas las prendas de ropa interior que contienen tintes y colorantes que no son nada beneficiosos para nosotras.

Pero es que aún hay más. Muchos tejidos, aunque en este sentido se está avanzando bastante, no son beneficiosos. Los procesos industriales a los que se han visto sometidos, por ejemplo, pueden llegar a hacernos más mal que bien.

En resumen, y por concretar un poco todo lo que hemos dicho, tenemos que decir que la principal labor que tenemos que llevar a cabo es la de la prevención. Desde ese terreno es donde tendremos muchas más herramientas para poder no combatir pero sí prevenir la candidiasis vaginal. Más que nada porque, como hemos podido ver, son tantos los medios los que tenemos a nuestro alcance, que ponerle freno es mucho más sencillo de lo que nos podamos llegar a imaginar.