Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Teléfono +34 93 415 78 72
LUNES - VIERNES 9am - 2pm | 3pm - 9pm
info@idona.cat
endometriosis

La endometriosis y cómo afecta a las mujeres

Antes de profundizar en las implicaciones que esta dolencia tiene en las mujeres, hay que tener una cosa bien clara. La endometriosis es una enfermedad benigna caracterizada porque el tejido endometrial hace acto de presencia fuera del útero cuando su lugar natural es en su interior.

¿Dónde puede aparecer la endometriosis y cuáles son sus síntomas?

Este tipo de tejido, el cual ya hemos dicho que aparece fuera del útero, puede darse en otras zonas como por ejemplo los ovarios o el peritoneo. Incluso se dan casos en los que este tejido se ha encontrado en la vejiga, el intestino o el estómago.

Sea como fuere lo cierto es que la endometriosis tiene una sintomatología bastante característica que ayuda a los especialistas a detectarla de un modo bastante preciso.

  • Dismenorrea. En este caso estamos hablando de menstruaciones con una carga de dolor más alta que la habitual.
  • Dispareunia. Este síntoma tiene que ver con el dolor que la mujer puede sentir durante o después de mantener relaciones sexuales.
  • Infertilidad. Este síntoma hay que analizarlo con mucha precaución ya que la infertilidad también puede ser una consecuencia de otros muchos problemas que no están relacionados con la endometriosis.
  • Dolor. Este dolor puede llegar a ser muy molesto si tenemos en cuenta la zona en la que se produce. Incluso se han detectado casos en los que el dolor se puede producir en la zona anal al defecar.
  • Cansancio general. Este es otro de los signos típicos de esta dolencia. Un cansancio que deriva en una apatía general y en un bajo nivel de energía.

No obstante, y con el objetivo de poner un poco de sentido común en todo esto, merece la pena señalar que la presencia de alguno de estos síntomas no es señal inequívoca de la presencia de endometriosis.

Con esto lo que queremos decir es que siempre hay que acudir al especialista para que sea este el que realice un diagnóstico certero y a partir de ahí comenzar a tratarlo del modo más adecuado posible. 

¿Cuáles son las consecuencias que puede tener?

Si bien es cierto que la endometriosis es una patología que se considera como benigna, es decir, que la mujer puede convivir con ella, no es menos cierto que puede acarrear una serie de consecuencias que consideramos relevantes.

Dolor de tipo crónico

endometriosis

Este es uno de los problemas más clásicos de esta enfermedad. Y es que a pesar de que el dolor puede ser uno de los síntomas, lo cierto es que este se puede convertir en algo crónico lo que ya puede ser un problema.

Y lo es no solo por todas las molestias que conlleva el dolor sino por la medicación que seguramente estipule el especialista. Por un lado el dolor puede hacer que la calidad de vida no sea la esperada. Esto unido a que la medicación puede producir algún que otro efecto adverso, podemos llegar a la conclusión que no es, en absoluto, el mejor de los escenarios posibles.

Problemas de fertilidad

En este punto nos encontramos con una disyuntiva muy similar a la anterior. Y es que cada caso será completamente distinto al anterior. Sin embargo, sí que podemos hacer algunas consideraciones.

  • Se puede producir una cierta inflamación de la parte interior del abdomen lo que limitará sensiblemente la penetración del espermatozoide.
  • Las Trompas de Falopio se pueden ver alteradas. Esto ocasionará un movimiento no esperado de estas, e incluso un bloqueo en las mismas, con las temidas consecuencias.
  • La reserva ovárica se puede ver afectada.
  • La generación de sustancias poco habituales en este medio es algo que se ha podido comprobar. Unas sustancias que no serán compatibles con la fertilidad.

De todos modos, en todos los casos que acabamos de comentar no se reduce todo a la presencia, al 100% de infertilidad. Hay que tomar todo esto como factores que pueden afectar de una manera directa pero que no son determinantes. Es por ello por lo que desde el primer día hay que ponerse en manos del especialista. Este será, no solo el que haga el diagnóstico más acertado sino que, al mismo tiempo, será el que aplique el mejor tratamiento en cada caso para poder paliar las posibles consecuencias.